Colonias australianas en el siglo XIX

Colonias penales en Australia.

En total, unos 164.000 convictos fueron transportados a las colonias australianas entre 1788 y 1868 a bordo de 806 barcos. La mayoría de los convictos eran ingleses y galeses (70%), irlandeses (24%), escoceses (5%) y el restante 1% procedían de asentamientos británicos en la India y Canadá, maoríes de Nueva Zelanda, chinos de Hong Kong y esclavos negros del Caribe.

En los primeros años todos los barcos fueron enviados directamente a Nueva Gales del Sur, pero ya en 1788, el gobernador Phillip, con la esperanza de aliviar la presión sobre la colonia de Port Jackson, envió un barco cargado de soldados y convictos a la isla Norfolk.

Sólo Australia del Sur y el Territorio del Norte nunca aceptaron convictos británicos de Inglaterra, aunque sí aceptaron la presencia de antiguos convictos de otros estados. A muchos convictos se les permitía viajar hasta Nueva Zelanda para comenzar una nueva vida tras recibir una libertad limitada, aunque no se les permitiera regresar a Inglaterra. Durante el período del traslado de convictos, la población australiana de origen europeo era escasa y necesitaba con urgencia mano de obra.
Fuente: "The Cambridge Modern History Atlas", 1912